jueves, 6 de diciembre de 2007

Hst sv 5; relato n12



Trilogía guerra BOT/Yakuza vs CRACK/Shinigamis/SDC/CV/¿Triada$?
Capítulo primero


Una nube de polvo avanzaba junto a la atmósfera envenenada hacia five city.
Las ventanas de la mansión se cerraron, sabedoras de que ni en su interior se podría
filtrar un gramo de aquel viento emponzoñado. Los vérmelos habían vuelto con
buenas nuevas a su residencia; el enemigo fijado en su instinto, y las garras que asían
a sus aliados llenas de promesas de sangre por parte de estos mismos. Mas todavía no era su momento. Otros morirían primero. Decenas de ojos endemoniados se asomaban tras los ventanales, para disfrutar con la primera masacre que vivirían en esos días. Entre el silencio reverencial se escuchaban expresiones de júbilo e impaciencia. La espera no era algo que supieran, ni quisieran comprender.

Un gato solitario merodeaba cerca de la delgada franja que separaba la ciudad de la muerte. La neblina avanzaba guiada por una mano invisible, cargada de maldad y odio. En pocos segundos lo envolvió, y con un salto de horror, arrancó la vida del pobre animal. Bastó con respirar por unos instantes bajo su influencia, para reducir la población en un veinte por ciento. Aquella sombra de terror se expandía y abrazaba las vidas inocentes de su camino. Al otro lado, en el origen, unos grandes ventiladores propulsaban con fuerza el veneno acumulado durante tanto tiempo. Los BOTS de reconocimiento habían explorado el campo de batalla, y habían convenido en hacerlo un poco más respirable para ellos. Hacia allí se dirigían unos Shinobis ligeramente modificados, para poder combatir en plenas condiciones. Unos tubos de plástico gris les salía de la garganta y perforaba su pecho. Su boca cubierta por mascarillas impregnadas de una aleación, que al contacto con aquel viento alimentaría su nuevo sistema respiratorio, y con ello les proporcionaría una movilidad y fuerza determinante en la guerra. La deshonra de la resistencia, o quizás la mala planificación de sus camaradas, hizo que muchos desesperados se entregasen a la causa BOT/Yakuza, para obtener protección, y quizás una primera victoria
en la recién nacida five city. Ese intrincado sistema respiratorio primario les distinguía de los demás androides. Eso, y el que conformaban la primera línea de choque que venía desde el Este. Apostados como estaban en las fronteras del erial, formaban una línea paciente de terror, que esperaba la completa expansión del Ghisez (cómo se le llamó más tarde terminada la gran batalla, viento pestilente).

Todas las puertas se fueron cerrando paulatinamente, con las noticias de algún familiar que tosía demasiado, enfermaba, y en última instancia, moría. Entre todo el desasosiego, sólo había un lugar que se frotaba las manos por lo que se avecinaba. Semanas atrás, las cajas que habían estado llegando a los talleres de mayor fama no contenían ni municiones ni armamento. Ahora, en posesión de Acción Directa estaban más de diez mil máscaras de gas esperando ser compradas. Una actitud contemplativa que mucho bien les iba ha hacer en el futuro. Forjaría aliados por la fuerza, y les proporcionaría una posición única en el conflicto. TuPadre lo sabía. En un despacho oscuro, él y Giovanni Kabrón brindaban por las muertes que a golpe de talonario iban a evitar… o posponer por unos días, y al caso pagaban lo mismo.

Siciliano contemplaba tranquilo la puesta en escena Bot. Sus informadores vermelhos estaban en lo cierto. La primera ficha se movería con el alba, y sería invisible como todas las almas que se llevaría consigo. Inmediatamente toda la estructura militar aliada estaba equipada con el set de batalla de AD. Sus arcas vacías y su corazón henchido en orgullo, deseando que las horas le empujasen hacia el único enemigo digno de su leyenda, que lo esperaba al otro lado de la ciudad. Los días transcurrieron tranquilamente; el cielo sin embargo, avisaba con tinieblas de lo que estaba por llegar.

1 comentario:

hazteunasmagias dijo...

buenisimo doc y impaciente para saber el 2 capitulo!!!!